¿Cómo puedo hablar con mi hijo sobre el acoso escolar?

0

Todos nos hemos preguntado alguna vez cómo puedo hablar con mi hijo/a sobre el acoso escolar. El acoso escolar es un tema que nos preocupa a todas, complejo de detectar y abordar ya que no siempre existen  señales claras de su existencia. Además, en ocasiones se genera alarma social ante comportamientos de los niños que deben ser considerados normales dentro del juego y de las relaciones de amistad y de respecto. Pero entonces, cómo podemos detectar si se trata realmente de bullying?

Hay muchos tipos de bullying, no siempre son agresiones físicas los moratones o marcas que se ven producto del juego. Pueden ser el resultado de la actividad física, del deporte que practican o incluso  manifestaciones de violencia esporádicas que también deber atendidas aunque no lleguen a considerarse acoso escolar.  Debemos tener en cuenta que los niños se pelean, se insultan y se empujan porque no dominan sus emociones y aún están aprendiendo a relacionarse con los demás. Esta es una pauta habitual de los psicólogos como indica Elisa López (10 en Conducta – Psicología Infantil)

Claves para saber cómo detectar y abordar el acoso escolar.

El acoso escolar, además de físico, puede ser un maltrato psicológico o verbal pero continuado sistemáticamente durante un determinado tiempo. Los diferentes protocolos de actuación establecen una serie de supuestos amparados bajo el paraguas del bullying tales como: agresiones verbales, vejaciones y humillaciones, intimidación, amenazas, chantaje, acoso sexual o incluso el acoso a través de medios digitales, lo que se considera como ciber-acoso, más propenso a detectarse entre los alumnos de secundaria volcados con las redes sociales.

Las características más frecuentes son:

–         Que siempre existe una intencionalidad por parte del acosador.

–         Hay repetición en el tiempo.

–         Una manifiesta desigualdad de poder e indefensión por parte del niño acosado.

Guía: Como detectar y actuar ante el acoso escolar (Fund. Mutua Madrileña)

 

Cómo detectarlo y cómo abordarlo con tu hijo

Puede resultar difícil deducir si el acoso en realidad ocurre a menos que tu hijo/a se queje abiertamente de ello o confiese que está sufriendo un hostigamiento continuado.

Sin embargo, existen algunas señales de alerta. Podríamos notar que tu hijo actúa de forma diferente o parece estar ansioso, no comen bien, no duermen bien, y abandona sus actividades habituales. Un ejemplo puede ser cuando quiere evitar realizar una actividad habitual como acudir a hacer el deporte que tanto le gusta o subirse al autobús del cole.

Antes de iniciar un procedimiento de denuncia y alarmarnos, debemos asegurarnos de que, efectivamente, nuestro hijo es víctima de bullying. Es un tema delicado especialmente para ellos/ellas y debemos escoger el momento adecuado para tratarlo. Además, pueden tener tienen miedo a posibles represalias si deciden contarlo y su agresor se entera. Ante una continuada sintomatología, si existe la necesidad de abordar el tema y no sabemos cómo, es recomendable consultar con un especialista comenzando con un contraste con los profesores y tutores del colegio. Será necesario hacer un seguimiento ente todos y estar alerta para confirmar o no las posibles causas para intervenir lo antes posible. A la hora de hablar con nuestro hijo, según comentan los expertos, debemos encontrar una situación relajada, un entorno de seguridad para el niño. Preguntarle si se encuentra triste o utilizar el juego para que intente expresar sus sentimientos. También podemos mostrarle simulaciones o situaciones similares que se den en el juego y que no sean adecuadas para preguntarle si esto lo ha visto o le puede estar ocurriendo.

Cómo actuar si nuestras sospechas se confirman

Si nuestro hijo nos confirma que efectivamente está siendo agredido, intimidado de forma continuada por otro niño o un grupo de compañeros, lo primero es mostrarle todo nuestro apoyo y nuestro cariño. Mostrarle que no está solo, que le vamos a ayudar transmitiéndole respaldo y seguridad. A continuación debemos hablar con los responsables del centro escolar, del centro o espacio donde se esté dando esta situación, para que se active el protocolo establecido para estos casos cuanto antes.

Os dejamos algunos recursos interesantes de consulta con más información sobre el protocolo de actuación.

OTROS RECURSOS:

Compartir.

Deja tu respuesta